23-09-2016 expresión meter la gamba, lenguaje, meter la pata,

¿De dónde viene eso de meter la gamba?

Blog entrada

Hoy nos hemos propuesto llegar al origen de la expresión ‘meter la gamba’ porque mucho dudamos que este animal tan apreciado en El Pescaíto tenga la culpa de algo… Ya sabemos que el significado de esta frase es que alguien ha cometido un fallo vergonzoso e imperdonable pero de ¿dónde viene?

Pues bien, los expertos aseguran que cuando decimos gamba no nos estamos refiriendo al marisco sino que seguimos hablando de la misma pata de la expresión sinónima (meter la pata). Ocurre por esas curiosidades del lenguaje que nos demuestran una y otra vez que es de una riqueza incalculable si investigamos un poquito: gamba en esta ocasión se ha tomado del latín vulgar ‘camba’ que designaba a la pata del caballo y, al parecer, según leemos en Fraseomanía era un “término documentado en el argot de los bandidos y maleantes de los siglos XVI y XVII”.

Por tanto, dos expresiones diferentes para decir lo mismo. Que es sucumbir a una trampa. De hecho, se explica que esta metedura de pata de la que hablamos viene de la pata que hacía caer a un animal en la trampa de los cazadores.

Otras versiones hablan de que su origen es más complejo. Que esta metáfora para decir que alguien ha hecho algo mal no tiene nada que ver con la trampa habitual en la caza sino que hace mención al mismísimo diablo. Y es que, como narra este blog de 20 minutos, hay quien defiende que la expresión meter la pata (y, por tanto, también meter la gamba) sucede por la transformación sufrida a lo largo de los años de la antigua ‘mentar a Pateta’, que era como se conocía al demonio. Por el boca a boca mentar ha podido pasar a ser meter, y Pateta se ha sustituido por ‘pata’.

Por tanto, utilicemos esta expresión sí, pero sabiendo que la gamba es ‘inocente’ y que no nos estamos refiriendo a ellas cuando acusamos a alguien de meter la gamba.

volver
21-09-2016 croquetas de bacalao, croquetas de gambas, croquetas de pescado, kelloggs, pilpil,

El toque secreto de nuestras croquetas de pescado

Blog entrada

Las croquetas son de esas sorpresas culinarias que se reinventan en cada casa. Su riqueza radica en que, con la bechamel como nexo, podemos hacer croquetas prácticamente de lo que se nos ocurra. Si ya conocéis el toque especial que les damos a las croquetas de morcilla en los Restaurantes Carmela, no os perdáis el sabor de las croquetas de bacalao y las de gambas que hacemos en El Pescaíto porque son una delicia que no probarás en ningún otro lado.

La ventaja de las croquetas de pescado, más allá de su espectacular sabor, es que aporta todos los beneficios de estos manjares que recibimos del mar. Por sus proteínas, por sus vitaminas… pero también por su bajo contenido en grasas, comer croquetas de pescado -teniendo en cuenta lo adictivas que suelen resultar- nos hace sentirnos un poquito menos ‘culpables’ si llevamos una dieta equilibrada.

Pero además aquí las hacemos de una forma especial que te contamos dos líneas más abajo.

croquetas-y-pilpil

Nuestras croquetas de gambas y de bacalao

Ya os decíamos que lo que tienen en común la mayoría de las croquetas es la bechamel, pero en El Pescaíto nuestro ‘ingrediente’ secreto o, mejor dicho, eso que las hace tan diferentes es una forma única de elaborarlas. Nuestras dos especialidades deben ese sabor tan único a que la bechamel que las recubre va sobre una base de pilpil de gambas (en el caso de las croquetas de gambas) o un pilpil de bacalao (en el de las croquetas de bacalao).

Como mucho sabréis el pilpil es una salsa emulsionada que se obtiene de ligar aceite de oliva con la gelatina del pescado en cuestión. Pues bien, imaginad el sabor tan intenso que resulta de sumar este pilpil con la mejor bechamel del mundo.

El rebozado con Kelloggs

Pero en El Pescaíto vamos más allá y añadimos un plus a nuestras croquetas gracias a un rebozado de cereales de Kelloggs que consiguen que esa textura cremosa del pilpil y la bechamel queden perfectamente fusionadas. Imaginad ese contraste con el crujiente de los cereales que consigue que un solo bocado a una de nuestras croquetas sea una experiencia inolvidable.

Puede que os hagáis una idea de lo que os perdéis si aún no las habéis probado…

volver
15-09-2016 carta de vinos, carta de vinos en Granada, maridaje, mariscos, paellas, pescado,

Un tipo de vino para cada pescado

Blog entrada

Hoy os proponemos un paseo por el maravilloso mundo de los vinos de El Pescaíto. Ya os hablábamos de la principal razón que todos tenemos en cuenta a la hora de pedir vino blanco con pescado: el sabor, pero es que hay un abanico extenso de posibilidades para maridar de la mejor forma el vino que más te guste sin pensar que estás cometiendo el peor de los errores.

El maridaje, esa ‘ciencia’ que estudia la armonía y que sirve para guiarnos a la hora de potenciar un sabor (y no matarlo), permite ir más allá y no rechazar un vino tinto cuando estamos ante un pescado graso (que casa con un Rioja joven o un Ribera) aunque sí que huyamos muy lejos si nuestra idea es pedirlo con una paella, sobre todo un tinto intenso, porque en ese caso ni notaríamos el sabor del marisco ni del arroz.

Si echas un vistazo a nuestra carta de vinos tenemos de todo: Ruedas, Albariños, Blancos Nacionales y Espumosos, pero también Vinos Tintos. La idea es acertar para que el plato te resulte redondo, y para eso nada mejor que dejarte llevar por el consejo de nuestros camareros, que saben a la perfección qué recomendarte.

Maridaje del vino y el pescado

– Paella: si hablamos de nuestra Paella de pescado y marisco lo mejor es acompañarla con un vino blanco de la variedad albariño, verdejo o sauvingnon pero también puede ser excelente acompañarla con un buen espumoso. En el caso del Arroz Negro, al que se puede añadir un poco de un alioli, puede servir además de un buen blanco también puede servir un espumoso de la variedad moscatel.

– Mariscos: aunque tu primera opción pueda ser un blanco para acompañar un plato de mariscos, hay excepciones. En el caso de que el marisco sea a la plancha, lo mejor es elegir un vino blanco joven o un vino rosado, servido bien frío. Si el marisco es cocido además de maridar con un vino blanco también le va fenomenal un vino un tanto más dulce. Si están preparados en salsas rojas o cazuelas, además del blanco también se puede optar por un tinto joven y fresco. Si están cocidos en otro tipo de salsas, como nata, leche o mantequilla, les va estupendo un Chardonnay. Y en el caso concreto de las ostras, pruébalas con un buen espumoso seco o con un vino blanco.

– Pescados: a la hora de elegir cómo acompañar un plato de pescado es fundamental tener en cuenta de qué tipo es. Con un pescado blanco (o magro) combina un vino suave como un chardonnay o un sauvingnon con sabor afrutado; con un pescado semigraso podemos tomar un vino con más carácter, un chardonnay que haya pasado por barrica; con un pescado azul (o graso) pueden combinar muy bien con vinos tintos jóvenes o de maceración carbónica.

Y después de ver algunas ‘normas’ del maridaje, que siempre podrás saltarte porque eres tú el dueño de tus decisiones, vamos a darnos ese paseo que os prometíamos por la carta de vinos de El Pescaíto. Para empezar, están representados muchos de los mejores caldos de toda España. Y tenemos, claro está para todos los gustos.

Desde el Marqués de Riscal Sauvingnon (rueda) al Pere Mata Brut Reserva (espumoso) pasando por el Delirio (este vino de Granada que tenemos en su versión espumoso y tinto), el Juna Gil de Jumilla, albariños como Paco y Lola 100% o Don Condado de Huelva. Aquí os pasamos la lista completa:

Rueda

  • Val de los Frailes. Verdejo
  • Oro de Castilla. 100% Verdejo
  • Optimus. 100% Verdejo
  • Caraballas. Verdejo ecológico
  • Marqués de Riscal Sauvignon. Rueda

Rosados

  • Delirio. Granada
  • Gran Feudo. Navarra

Tintos

  • Delirio. Granadaa
  • López de Haro crianza. Rioja
  • Montecillo crianza. Rioja
  • Luis Cañas crianza. Rioja
  • Carramimbre Roble. Ribera
  • Sembro Roble. Ribera
  • Juna Gil. Jumilla

Blancos Nacionales

  • Marques de Vizhoja. Albariño
  • Paco y Lola 100% Albariño
  • La Marimorena. Albariño
  • Hacienda La Princesa. Chardonay
  • Entremares. Extremadura
  • Don Condado. Huelva
  • El precipicio. Valdeorras. Godello
  • Mencal. Granada
  • Albamar. Albariño
  • Diez Días de Marzo. Granada
  • Manzanilla
  • Viña Leda. Ribeiro

Espumosos

  • Lambrusco
  • Yllera 5.5
  • Borgo Imperialle Moscato
  • Juve& Camps Reserva Cinta Púrpura
  • Juve &Camps Gran Reserva de familia
  • Veuve Clicquot
  • Möet&Chandon
  • Pere Mata Brut Reserva

Con tanta variedad es normal que os perdáis. ¡Ya sabéis que lo mejor es que nos pidas recomendación! Poco a poco os iremos descubriendo en este blog lo mejor de algunos de ellos.

volver