18-04-2018

¡Adivina cómo te servimos la pescadilla!

Blog entrada

Si tú eres de los que cuando ves que algo no tiene solución utilizas lo de ‘la pescadilla que se muerde la cola’, te va a encantar venir a comer pescadilla a El Pescaíto de Carmela y encontrarte con esta delicia tal y como la describe este dicho tan popular.

Te la servimos así, formando una circunferencia que representa a la perfección eso de dar vueltas sin fin a algo. Pero además te la servimos riquísima, que es de lo que se trata.

¿Merluza o pescadilla?

Para hablar de la pescadilla primero tenemos que saber distinguirla. La pregunta es: ¿es lo mismo comer merluza que comer pescadilla? Pues, sí, es lo mismo. La única diferencia entre la pijota, la pescadilla y la merluza es que, a medida que va creciendo, este pescado se le cambia de nombre (iría justo así, por ese orden).

Nos parece curioso rescatar la descripción que hizo allá por el siglo XIX Ángel Muro de la pescadilla y que publica Mercado Calabajio: “El pescado español por excelencia y el que más se comía en España, que la pescadilla y la merluza son lo mismo, aunque en gastronomía hay gran diferencia. La pescadilla es la criatura. La merluza es la persona formal, y con esto está dicho todo”.

Nosotros la hacemos frita, pero hay más recetas

  • Pescadilla frita: la carne de este pescado blanco es tan tierna y está tan sabrosa que hay pocas preparaciones que se le resistan, pero nosotros preferimos la elaboración más sencilla: la pescadilla frita. Lo único que necesitas para hacer este plato es un buen aceite de oliva, harina, sal y la mejor pescadilla que puedas encontrar en el mercado.
  • Pescadilla al horno: otra receta simple y riquísima para disfrutar de la pescadilla o la merluza. Un poco de sal, un poco de buen aceite, sal y un poco de limón son el sencillo acompañamiento para este plato riquísimo.
  • Pescadilla a la plancha: sí, seguro que has pensado que este pescado es tan tierno que lo más probable es que al hacerlo a la plancha se deshaga por completo, pero no. Cocinillas nos da algunos trucos para que no se pegue tu pescadilla a la plancha: entre ellos, colocar un papel de horno entre la sartén y el pescado.
  • Pescadilla rellena: esta receta es menos popular pero por eso mismo es perfecta para que intentes hacerla. Esta delicatessen lleva langostinos y jamón al medio. ¡Una ricura!
  • Pescadilla a la marinera: antes de que el frío nos abandone del todo atrévete a hacer esta sopa de pescadilla a la marinera porque no te vas a arrepentir. Es lo más fácil del mundo y, además, es súper reconfortante.

¡Elijas la que elijas no te quedes sin venir a probar nuestra pescadilla a El Pescaíto!

 

volver