18-07-2017

Almejas salteadas, todo un manjar

Blog entrada

Pertenece a la misma familia de las ostras, los berberechos o los mejillones pero las almejas se han ganado a pulso su propio lugar en el mundo de los moluscos con concha. Su extraordinario e inconfundible sabor, unido a su escaso aporte de calorías y lo nutritivas que son las convierten en uno de los alimentos más populares de toda España.

En El Pescaíto de Carmela queremos homenajear a las almejas, una de las numerosas propuestas de nuestra carta que siempre os sorprende. Aquí os servimos almejas salteadas, una receta muy sencilla pero para la que hay que contar con un producto de primera. Si lo hacemos así, tendremos un manjar exquisito pero hay muchas más formas de presentarlas con las que triunfarás seguro: almejas a la marinera, en salsa verde, en salsa de tomate, risotto con almejas, garbanzos con almejas y gambas… Y tantas como puedas imaginar y a las que le vaya genial ese sabor intenso a mar que aportan a cualquier plato.

Características de las almejas

Las almejas son prácticamente capaces de soportarlo todo. Enterradas bajo la arena entre 5 y 30 centímetros, aguantan temperaturas que van desde los 5º a los 35º.

Las conchas son el “escudo protector de las partes blandas de los moluscos bivalvos, como las almejas, los mejillones o las ostras” y el color va del blanco al gris pasando por el amarillo. No obstante existen muchos tipos de almeja:

  • almejas finas: también conocidas como almejas de carril, son el tipo de almeja más común en toda Andalucía. El color de la concha es crema aunque el de la carne es algo más gris. Su sabor es apreciadísimo en todas las cocinas españolas. Se puede comer tanto cruda con un poquito de limón como cocinada.
  • almejas babosas: es un poco más cuadrada que el tipo de almejas finas y su concha también es un poco más clara y con los radios un poco más difuminados. Son las más aconsejadas para hacerlas a la marinera.
  • almejas japonesas: su principal diferencia es que las líneas de su concha son bastante más marcadas. Por su intenso sabor se recomienda especialmente utilizarla en guisos, arroces o habas.

Curiosidades de las almejas

Para empezar, una de las noticias que más llamó la atención hace unos años sobre este tipo de moluscos fue el descubrimiento en las costas de Islandia de una almeja que tenía más de 405 años de edad y que pasó a ser el animal más longevo sobre la Tierra.

Pero las almejas guardan muchos más secretos de los que parecen: al menos, se sabe que hay ciertas almejas que superan el metro de largo (Julio Verne hablaba de estas almejas enormes) aunque, como aclara Muy Interesante, no se tiene constancia de que ninguna haya atrapado a algún submarinista.

Las almejas no tienen ojos, cerebro ni oídos, pero sí cuentan con boca y corazón.

¡Hasta aquí nuestro repaso a las curiosidades de las almejas tan apreciadas en nuestro restaurante!

 

 

volver