12-01-2017

Bartolillos, un bocado dulce y económico

Blog entrada

La llegada del frío bien invita a tomar postres calientes y aunque acabamos de dejar atrás la Navidad, hay dulces que se merecen nuestra atención. En la carta de El Pescaíto de Carmela ofrecemos los bartolillos en Granada, una opción rica y económica para terminar cualquier comida o acompañar el café, por ejemplo.

Un postre madrileño que se consume en Granada

Este postre, propio de la Semana Santa, según la tradición, se compone de crema pastelera y masa que se fríe y hay que consumirlo recién hecho. Ese toque calentito hace aún más apetecible el bocado de un dulce que aunque es típico de la gastronomía madrileña, se consume en muchos otros puntos de España.

Dulecería espñola

No es nada nuevo, de hecho hay referencias de ellos desde hace siglos. Saineteros y escritores costumbristas lo mencionaban, como recoge el escritor Manuel Martínez Llopis en su libro La dulcería española, al contar como los establecimientos “se disputaban la fama de elaborar los mejores” bartolillos en el Madrid de la época.

El conocido gastrónomo da referencias de la Hostería Botín, que estaba en la plaza de Herradores y a cuyo cargo estaba un cocinero francés, Jean Botin; o la del Horno del Pozo, una pastelería fundada en 1830 y que aún hoy existe bajo la denominación de Antigua Pastelería del Pozo, sucesores de Julian Leal, famosa, entre otros dulces, por este producto típicamente madrileño; así como en el Horno de Ceferino, que estaba situado en la calle León.

La bibliografía culinaria no deja muy claro el origen: pudo nacer entre los dulces elaborados por las monjas en los conventos, otros sostienen que la receta procede de Al Andalus y los hay que se los apuntan a los romanos en su invasión de la península. En cualquier caso, ¡bienvenidos sean los bartolillos!

Su fama no es, ni mucho menos, la que tenían siglos atrás, pero este postre tradicional es un bocado exquisito que, por qué no, no hay que degustar exclusivamente en Semana Santa o San Isidro, fechas en las que más se puede observar fundamentalmente en las pastelerías de la capital.

Nuestro homenaje a este dulce típico español está al incluirlo en la carta, igual que está en la de La Cuchara de Carmela. Así reivindicamos su consumo para terminar cualquier comida en nuestro establecimiento. Si lo pruebas, seguro que no lo vas a olvidar.

volver