Archivos de la categoría Moluscos

09-11-2017 vieiras, volandeiras, zamburiñas,

Las zamburiñas: un manjar con un sabor excelente

Blog entrada

Entre los platos ‘De Concha’ que puedes probar en El Pescaíto hay un verdadero manjar de las costas muy parecido por fuera a las vieiras pero con un sabor muy diferente. Se trata de un marisco bivalvo de su misma familia, con una concha de hasta siete centímetros, pero una carne de pequeñas dimensiones con una textura y un gusto muy apreciados en la gastronomía internacional.

Las vieiras son hasta tres veces más grandes que las zamburiñas, menos tiernas y con un sabor más suave. Las zamburiñas, aunque son más pequeñas, tienen un sabor bastante más concentrado y reconocido.

Con las fiestas navideñas a la vuelta de la esquina, las zamburiñas pueden ser una opción perfecta para saborearlas en nuestro restaurante.

Características de las zamburiñas

El Diario Montañés enumera cuáles son las principales características de las zamburiñas (Chlamys Varia) y cómo diferenciarlas con facilidad. Para empezar, su sabor se describe como “excelente”, algo que de por sí ya debería ir convenciéndonos de que estamos ante un verdadero tesoro.

-Se trata de un molusco bivalvo.

-Con valvas desiguales y con una de las ‘orejas’ ausente.

-La concha presenta costillas con pequeños pinchos.

-Son de color pardo a morado, incluso violáceo.

-Son más largas que anchas.

-Su talla comercial es de 40 mm.

Es común que se capture junto con la zamburiña otro tipo de bivalvo muy similar que conocen bien en las costas gallegas: la volandeira. Ambas especies son tan parecidas que aquí sí habría que tener un nivel experto para tener clara la diferencia. Para distinguirlas hay que fijarse en su concha: la de la zamburiña es alargada y con estrías más finas, mientras que la de la volandeira es más redondeada. Nos da más detalles el blog Opercebeiro, un auténtico especialista en estos temas.

La cuestión, dicho sea de paso, es que distingas o no entre vieiras, volandeiras y zamburiñas, todas tienen un sabor espectacular.

Cómo cocinar las zamburiñas

Para sacar el máximo partido a las zamburiñas, como ocurre con la buena materia prima que nos regala el mar, no hay que pasarse con la elaboración: cuanta más escasa sea, mejor nos dejará apreciar su aroma, su textura y su sabor. Tienen la suficiente calidad como para disfrutar de ellas con sólo un chorreón de aceite y a la plancha, que es como las presentamos en El Pescaíto.

No obstante, si eres un chef empedernido que acabas de descubrir este preciado manjar y te apetece cocinarlo de varias formas, te recomendamos estas elaboraciones de Cookpad, donde las encontramos a la plancha, con jamón, a la marinera o incluso acompañadas de langostinos.

Para disfrutar de ellas con todas las garantías lo mejor es que pruebes antes las que preparan nuestros chefs… ¡Como siempre, un 10!

 

volver
26-11-2015 almejas, gambas, langostinos, marisco en Navidad, mejillones,

El marisco, un imprescindible en Navidad

Blog entrada

La pasión que nos entra en Navidad por el marisco bien podría hacer un día de éstos que cambiemos las uvas por las almejas para acompañar el soniquete de las campanadas. Nosotros lo dejamos ahí, como posible idea para próximas Nocheviejas… Y mientras tanto, seguimos con lo que hay: una época de colorido marítimo en muchísimas mesas y restaurantes españoles que demuestran que esto de comer marisco ya no es sólo cosa de sibaritas.

Cuando no es el naranja de gambas, mejillones y langostinos es el rojo intenso del bogavante o el poderoso gris de las ostras. La cuestión es que no hay fecha en la que se consuma tantísimo marisco como ahora.

La mariscada del Pescaíto
La mariscada del Pescaíto

Sacamos pecho en El Pescaíto y entonamos un ¡yuju! porque aquí, atentos, tenemos marisco del bueno y para todos los bolsillos y gustos del mundo.

Y esto es así no sólo en Navidad, ya lo sabéis, pero sobre todo ahora si es que te conviertes en el más acérrimo defensor de esta costumbre que no sabemos quién inventó, porque decidnos si no podrían ser aquí las gambas como el pavo americano en Acción de Gracias. De hecho, cuentan en este artículo de El País que, aunque hoy no se lleve, en aquella primera cena de 1621 con la que se conmemora esta fiesta no faltaron ostras, langostas y almejas… ¿Cómo no? Es casi un delito no comerlas (a menos que no te gusten, claro está).

De vuelta a España, a un mes de la Nochebuena ya nos avisan de que empieza a subir el precio de los mariscos en los mercados. Si lo vas a consumir en casa, la recomendación es comprar el justo y necesario y no llenar nuestras neveras con más cantidad de la cuenta.

La Mariscada de El Pescaíto

Y será que barruntamos los sones y luces navideños que nuestra Mariscada se ha convertido en el alma de la fiesta de la carta en nuestro restaurante. ¿Qué lleva? Gambas, mejillones, langostinos, almejas… Es decir, los ‘imprescindibles’ de una Navidad que se precie, porque en nuestras costas tenemos los mejores mariscos del mundo, y eso hay que aprovecharlo.

Otra ventaja, esa costumbre de atiborrarnos en estas fechas con todo lo que nos pongan por delante es un poco más sana si lo hacemos con pescado. Sin pasarse tampoco, claro está.

Juntos o por separado (tenemos almejas salteadas, nécoras, gambas a la plancha o al pil pil, navajas, mejillones) hacen las delicias de granadinos y turistas porque sí, parece que el marisco ya es 100% navideño.

volver
31-07-2015 beneficios de las ostras, El Pescaíto de Carmela, ostras en Granada, Oysters Bar,

Ostras en Granada, un placer saludable

Blog entrada

Para León-Paul Fargue son como “besar el mar con la boca”. María Antonieta o Voltaire las consideraban un placer incomensurable. Son las ostras, unos moluscos impresionantes y con un sabor único que llevamos comiendo desde la prehistoria. Sí, es cierto, las reservamos para ocasiones especiales, pero eso no quiere decir que no podamos permitirnos un lujo un domingo a la hora del aperitivo… Merece la pena, y si queréis comer ostras en Granada las tenemos siempre listas para que vengáis a El Pescaíto a pedirlas, aunque sólo sea una. ¿Sabías que…

  • …en la Grecia antigua utilizaron sus conchas como papeletas en las primeras elecciones democráticas de la humanidad?
  • …desde el principio se utilizaban esas conchas como cuchillas para, por ejemplo, cortarse el pelo?
  • …son hermafroditas cambiantes? Hoy son un chico ostra, mañana una chica ostra, pasado mañana quién sabe. Así que eso de si las ostras macho o las ostras hembra están más o menos ricas… Tonterías.
  • …fueron los romanos los que crearon el mito de que son afrodisíacas? Hoy por hoy no está demostrado, pero mira, si hay que ir se va.

oysters Granada

Las ostras son muy fecundas (se reproducen con facilidad y en masa) pero no nos las comemos hasta que tienen 3 o 4 años, que están en su punto perfecto. Las que solemos comer nosotros son las portuguesas y gallegas (de concha plana), aunque el país que exporta más al resto del mundo es Francia. Si os gustan estos moluscos y alguna vez pasáis por Vigo, id al Mercado de a Pedra que tienen una de las calles dedicada por entero a la ostra. ¡Una calle entera! Están muy de moda, y de hecho ya empiezan a abundar los Oysters Bar, que no hace falta que os expliquemos lo que son con ese nombre, y hay quien las considera un remedio contra la resaca (el mejor remedio es no pasarse la noche anterior). Si estáis por aquí y queréis comer ostras en Granada, entonces hacednos una visita que os estamos esperando.

Aquí tenéis unos cuantos motivos por los que comer ostras es, además de un placer, una opción saludable:

  1. Como buen molusco, es bueno para el corazón. Al ser ricas en Omega3 disminuye los trigliceridos en sangre.
  2. Nos hacen más guap@s. O bueno, al menos lucimos más. Al contener elastina, nos refuerza el cabello y las uñas, y son buenas para la piel, y como tienen mucho (mucho) zinc, cicatricamos mejor. Por aquí viene un poco el mito de que son afrodisíacas…
  3. Nos hace más listos con la tirosina, un aminoacido que mejora las funciones cerebrales) y regulan nuestra energía (tienen mucho yodo, que nos regula el colesterol y nos ordena un poco el funcionamiento de las células).
  4. Nos ayudan a adelgazar. Sacia mucho, nos llenan de verdad, y sin embargo tienen muy pocas calorías. No engordan nada de nada.
  5. Nos hace más fuertes. Su alto contenido en hierro previene la anemia y nos hace más resistentes.

¡Vamos, que todo son ventajas! Si queréis comer ostras en Granada, El Pescaíto de Carmela es vuestro lugar. ¡Un día es un día!

volver