14-02-2018

Visita a los Carmela de Juan Moll, mano derecha de Joël Robuchon

Blog entrada

Que el jefe de sala de los Atelier del chef con más estrellas Michelín del mundo venga a los Restaurantes Carmela es un honor absoluto. Por supuesto, nos referimos a Juan Moll, mano derecha de Joël Robuchon, alguien imprescindible para que ese show en directo de alta cocina que son los restaurantes del francés funcionen a la perfección. Hemos tenido la suerte de tenerle entre nosotros para contarnos cómo lograr que la experiencia de los clientes sea una experiencia inolvidable.

Reunir a todo el equipo de sala de los Carmela con la persona que más sabe de gestionar grandes restaurantes nos ha dado la posibilidad de descubrir que la clave del éxito está a partes iguales en la cocina y en el trato con el cliente. Es justo en lo que venimos trabajando desde que abrimos nuestros tres locales en Granada y uno de los puntos que vosotros más valoráis (lo comprobamos a diario cuando en vuestras buenas valoraciones en TripAdvisor y en redes sociales sabéis exactamente el nombre de la persona que os atendió).

Vender “sonrisas” es el trabajo con el que maitres y camareros enamoran a quienes entran a un restaurante dispuestos a dejarse sorprender por la cocina, sí, pero también por la simpatía, por la amabilidad y el calor humano.

Para ello, es fundamental que todas y cada una de las personas que componen el equipo de cualquier restaurante se sientan orgullosos de formar parte de él.

Ese buen ambiente que desde hace años vivimos a diario en los Carmela fue el aspecto que más destacó Moll de nosotros. Lo cierto es que no es algo forzado ni arbitrario: consideramos que todos los trabajadores de nuestros restaurantes son parte de un todo que nos ha llevado a ser reconocidos no sólo entre los granadinos sino entre los turistas que nos visitan.

Haber logrado crecer con tres restaurantes de conceptos tan distintos como El Pescaíto de Carmela (dedicado al pescado y el marisco), La Cuchara de Carmela (dedicado a la cocina tradicional) y el Restaurante Carmela (cocina mediterránea con una presentación vanguardista) fue otra de las virtudes que gustaron a Moll de su visita a los Carmela.

Juan Moll, vendedor de sonrisas

Encargarse del servicio, planear estrategias, analizar productos, comprobar que todo va como debe son algunas de las tareas que Juan Moll realiza como management con la mayor de las alegrías. Y ese optimismo es sin duda lo que le ha llevado a ser la mano derecha del gran Robuchon.

Nos contó una anécdota que, sin duda, no olvidaremos: hace unos años entró bastante tarde al Atelier de Shangai un cliente al que el resto del servicio no tenía ganas de atender. Moll lo hizo, claro, con esa personalidad que le ha llevado a cumplir sus sueños profesionales. Bien, pues al día siguiente se enteró de que ese cliente era el príncipe de Bahréin, dueño entonces de McLaren-Mercedes, que agradeció el estupendo trato a Moll invitándole a ver en primera fila una carrera de Fórmula 1.

De él nos quedamos con esa gran lección y con esa optimista identidad que hace que la cocina de uno de los chefs más grandes de todos los tiempos brille aún más.

¡Desde aquí le agradecemos su visita y prometemos poner en práctica todos y cada uno de los consejos que nos dio!

 

volver