04-10-2017 pescado para los niños,

Pescado para los más peques de la familia

Blog entrada

Hay ciertas ‘verdades’ que nuestros padres nos han repetido hasta la saciedad durante años y en las que los grandes organismos que se encargan de velar por nuestra salud coinciden. Comer pescado es una de ellas. ¿A quién no le han perseguido desde niños con eso de “¡come pescado para estar sano!”? Hoy en El Pescaíto de Carmela analizamos las bondades de una de las mejores fuentes de proteínas (junto a la carne) y las formas de elegir y servir el pescado para que guste a los más pequeños de la familia.

El pescado es un elemento fundamental en la dieta de los niños por su contenido en proteínas, nutrientes fundamentales para que crezcan sanos órganos y músculos (sí, tenían razón nuestros padres). Es por ello que la recomendación sea de entre 3 y 4 raciones a la semana si el pescado es blanco y 2 si el pescado es azul.

El pescado para los niños es todo un tesoro si tenemos en cuenta sus múltiples beneficios: es bueno para el desarrollo de su sistema nervioso, para la prevención de enfermedades cardiovasculares y para sus defensas, pero también es cierto que esos motivos tan poderosos no siempre sirven para ‘convencerles’.

Pescado para los niños: ¿cómo conseguir que les guste?

En el aprendizaje de los más pequeños la alimentación se ha convertido en los últimos años en algo fundamental vistos los índices de obesidad que cada vez más afectan a los niños. La dieta mediterránea, donde el pescado ocupa un lugar imprescindible, se ha visto en ocasiones sustituida por estilos alimenticios diferentes. Somos los padres los encargados de retomar la buena costumbre de introducir en su dieta (y en la nuestra) alimentos tan importantes como el pescado.

Dar ejemplo parece una buena forma de conseguir que nuestros hijos se habitúen a comer pescado. Dedicar dos comidas o dos cenas a la semana como mínimo a consumir pescado en familia puede ser el primer paso para lograrlo.

Ponérselo fácil es ideal para que los niños no le teman a un plato de pescado. Pedir a nuestro pescadero que no lo limpie de espinas o hacerlo nosotros mismos en casa es imprescindible. Si comenzamos desde muy pequeños a ofrecerles pescado es más fácil que se acostumbren a su sabor: en este caso, lo mejor es desmenuzarlo.

La elección del pescado más apropiado a edades tempranas hará que no lo vea como un ‘enemigo’. Se puede optar por merluza, pescadilla, atún o bacalao, por ejemplo.

Combinarlo con salsas o con guarniciones que a los niños les gusten y que completen el aporte de nutrientes. El objetivo no es camuflarlo sino potenciar su sabor.

No ofrecerlo nunca como castigo. Muchos padres se escudan en “hoy comes pescado”, y los niños no deberían verlo así (ni con el pescado ni con ningún otro alimento).

¡Echarle imaginación! Sí, como lo lees. En El Pescaíto tenemos a un grupo de chefs que hacen maravillas con el pescado (tortitas de camarones, croquetas de bacalao, sopa de pescado y marisco…), y es que no sólo está el pescado a la plancha, frito o al horno. Animamos a los papis a ofrecer el pescado de otras muchas formas porque el pescado es todo menos aburrido.

Hasta aquí nuestras recomendaciones sobre el pescado para niños. Aquí os hemos dado algunas ideas para llevarlo a la práctica en casa pero también os damos la posibilidad de venir a comerlo en familia a nuestro restaurante. ¡Nos encantará conocer a los nuevos fans del pescado!

volver