07-07-2018 marisquería,

Si buscas marisquerías en Granada, este es tu sitio

Blog entrada

Dicen que no se debe comer marisco en los meses que no tengan -r pero en El Pescaíto de Carmela te aseguramos que esto es sólo un mito de los tiempos en los que no existía buena refrigeración. Hoy por hoy sólo hay que seguir una serie de reglas para disfrutar de uno de los manjares que más apetecen en verano. Si buscas marisquerías en Granada porque te haya tocado pasar gran parte de la época estival en la ciudad o porque simplemente hoy no puedas bajar a la playa, entra aquí porque nuestro surtido de marisco te va a dejar impresionado.

Ya sea que optes por una mariscada de esas que te resuelven la duda cuando no sabes qué marisco pedir o que se te antojen gambas, quisquillas, langostinos, bogavante o buey de mar, en nuestro restaurante en pleno centro de Granada (con todo el encanto que eso supone) tienes para ser feliz por unas horas con los sabores más marinos de la costa.

Y es que eso justo es lo que hemos querido hacer: traer un poquito de la Costa granadina a la calle Marqués de Gerona. Cuando entres vas a entender lo que te estamos contando.

Cómo comer marisco en verano

Si vienes a nuestro restaurante no tienes problema. Aquí tienes la garantía de que el producto que te vas a llevar a la boca es absolutamente fresco. Pero si lo que vas a hacer es comerlo en casa, ahí sí, has de tomar una serie de precauciones para evitar males mayores.

La regla número 1 es comprar siempre siempre marisco fresco y en algunos casos vivos: es el caso de nécoras, centollas, camarones, cigalas o percebes.

La regla número 2 es convertirte casi en un detective cuando hagas la compra. Ya os explicábamos en un post anterior cómo comprar pescado fresco. En el caso del marisco es vital mirar la etiqueta, mirar que patas de cangrejos y langostas se muevan un poco, o que las conchas no estén agrietadas ni rotas.

La regla número 3 es llevarlo directamente a la nevera hasta que se vaya a consumir. Es bastante evidente que con las temperaturas de estos meses (e incluso en invierno), lo hagamos siempre cuando adquiramos productos frescos.

La regla número 4 es saber que cocinarlo, ya sea cocido o a la plancha, nos dará una mayor seguridad que comerlo crudo. Aquí te contábamos cómo hacerlo.

Si tú no estás mucho para reglas pero tampoco quieres comer marisco sin todas las garantías, sabes que entre las marisquerías en Granada El Pescaíto de Carmela destaca como uno de los lugares favoritos.

volver