Archivo de la etiqueta: cómo comer langosta

13-06-2016 cocinar langostas, cómo cocer la langosta, cómo comer langosta, Día de la Langosta, diferencias entre langosta y bogavante, langosta a la plancha, recetas de langosta,

Día de la Langosta: trucos para cocinarla y comerla

Blog entrada

Es uno de los bocados más exquisitos que nos regala el mar y requiere de un auténtico arte tanto a la hora de prepararlo como de comerlo. Hoy os hablamos en El Pescaíto de la langosta, uno de los crustáceos más valorados de la gastronomía por su carne y ese aspecto tan particular que permite a los grandes chefs presentarla de las maneras más apetecibles y suculentas. Añadimos una razón más: ¡este 15 de junio se celebra el Día de la Langosta!

Diferenciar a las langostas de los bogavantes (también muy apreciado en los restaurantes Carmela) es cuestión de pinzas. Si los primeros pueden presumir de unas enormes antenas, en el caso de los bogavantes la distinción son sus dos patas delanteras que acaban en enormes tenazas. El color es otra de las grandes diferencias entre ambos crustáceos: cuando están vivas las langostas son de un color pardo y anaranjado, mientras que los bogavantes son azulados. Distinguirlas se hace más difícil en la mesa, ya que ambos se vuelven de un rojo intenso al cocinarse al liberar a altas temperaturas un pigmento llamado astaxantina.

A no ser que tengas la fortuna de topar con las increíbles langostas azules que han encontrado hace pocos días dos pescadores en Canadá -una señal de buena suerte, según dicen-, la apariencia más conocida de las langostas es la de la ‘langosta común’ o langosta europea, habitual en el Mediterráneo y algunas partes del Atlántico, que puede alcanzar los 50 centímetros de longitud y los 8 kilos de peso. Su cuerpo se divide en dos partes, el cefalotórax (o cabeza) y el abdomen y cola.

Trucos para cocinar la langosta

La Enciclopedia de Gastronomía nos da las claves para cocinar una langosta y no morir en el intento. Para empezar hay que tener en cuenta el estado del animal: si está vivo debe meterse en agua fría con sal y llevarse a fuego vivo “para que primero se mueran de calor y luego se cuezan, porque de lo contrario desprenden sus patas y les entra agua en los caparazones”. En caso contrario, si la langosta está muerta siempre se debe poner en agua hirviendo.

Algunos cocineros optan por meter las langostas antes en un baño de agua helada.

Poco después de morir, la carne de estos animales se descompone más rápidamente, de ahí la opción de cocinarlas vivas. En este caso, una vez cocinadas, pueden durar hasta tres días en el frigorífico.

En esta página nos ofrecen algunos de los tiempos de cocción a tener en cuenta según el tamaño de la pieza.

Si lo que prefieres es hacerla a la plancha, en Canal Cocina nos explican cómo quitarle las antenas y cortarla por la mitad.

Trucos para comer langosta

Hay tres ‘factores’ a la hora de elegir la mejor langosta. Según la revista El Conocedor, acertaremos con las de tamaño mediano (las más grandes son menos dulces y más duras), las de mayores antenas y las hembras, que tienen más cantidad de carne en la cola puesto que es ahí donde debe alojar sus huevos.

En este vídeo de Gastronomía & Cía nos describen cómo comer tanto langostas como bogavantes:

  • Separar la cabeza del cuerpo
  • Abrir el exoesqueleto sin dañar la carne para seguir por el abdomen
  • Separar las patas y separar a su vez ésta por las articulaciones
  • Sacar la carne ayudándonos del tenedor para marisco o el propio mango del cubierto

Serían los pasos fundamentales a seguir para convertirnos en auténticos expertos comensales. En este otro vídeo tenemos más trucos para comer toda clase de mariscos (y sin necesidad de instrumentos como el rodillo, un engorro si pretendemos comerlo fuera de casa): aquí están las claves para comer ostras, bogavantes, cigalas y centollos.

Recetas para celebrar el Día de la Langosta

Aunque este exquisito manjar necesite muy poco para sorprender (están riquísimas simplemente cocidas o a la plancha) hay dos recetas que compartimos para los más sibaritas:

  • Langosta a la catalana, que cuenta entre sus ingredientes más curiosos con almendras, canela ¡y chocolate! Toda una delicia.

Desde El Pescaíto os animamos a probar cualquiera de estos platos y disfrutar de la langosta, un alimento que además cuida cuerpo, corazón y mente.

 

volver